Estamos leyendo: “País de nieve”

kawabata-tapaEn Charlas de Literatura estamos leyendo “País de nieve”, del nobel japonés Yasunari Kawabata.

País de nieve (雪国 Yukiguni) es la primera novela escrita por Kawabata. Kawabata publicó País de nieve como una novela corta en una revista literaria en 1935. Siguió escribiendo posteriormente sobre los personajes y retocando la obra, a la que dio un final distinto, hasta publicarla de nuevo en 1937. Kawabata retomó la novela después de un período de tres años, añadiendo otra vez nuevos capítulos. De nuevo la publicó en dos revistas diferentes en 1940 y en 1941. Posteriormente, reescribió las últimas partes, fusionándolas en una sola pieza, que fue publicada en 1946. Finalmente, después de añadir un nuevo apartado en 1947, la novela se publicó en 1948 en su forma definitiva.

Yasunari Kawabata (川端 康成 Kawabata Yasunari, 14 de junio de 1899 – 16 de abril de 1972), escritor-novelista, fue el primer japonés en ganar el premio Nobel de Literatura en 1968. Nació en Osaka. Sus libros más conocidos en Occidente son País de nieve, Lo bello y lo triste y El maestro de Go.

Boletín de Noticias

Charlas de Literatura presenta una breve compilación de noticias y asuntos literarios aparecidos en medios locales y extranjeros.


El coronel no quiere que lo escriban. Escritor esquivo con los medios y que vive recluido en Idaho, Denis Johnson es considerado un autor de culto, vanguardista y cool en los Estados Unidos.

Los países más lectores del mundo. El índice de lectura por país arroja sorpresivos resultados. En América Latina el país más lector es Venezuela, en el sitio 13, y luego vienen Argentina en el 17 y México en el 24.

Sony dice adiós al mercado de ebooks. La compañía japonesa dejará de producir el Reader y cerrará su participación en este mercado. Con la muerte de su tienda de e-books en marzo de este año, el fin del lector de e-books de Sony estaba más que anunciado. Hoy la compañía japonesa confirmó a la BBC que no producirá más unidades de Reader y que su versión más reciente (PRS-T3) vivirá hasta que se agote la última pieza de los anaqueles. De acuerdo al diario alemán Lesen, Sony dijo que el Reader ya no es económicamente viable.

1_alberto_montt1-REDNEL

Kodama, entre la custodia de un legado y la popularidad de una estrella de rock. La viuda de Borges presenta un libro de charlas del escritor con alumnos.

El tráiler de ‘Cincuenta sombras de Grey’ dispara las ventas de libros eróticos. Con más de 15 millones de reproducciones en sólo cuatro días, el avance del film volvió a atraer la atención sobre el libro de E. L. James y otras obras del género.

Si los libros hablaran. Francisco Garamona comanda La Internacional, el lugar de encuentro impensado, una librería que reúne todo lo que pasa en la escena artística. “Tener una librería y editorial propias no es un trabajo, es una religión personal. No voy por el dinero, sino por la gloria”, sostiene Garamona.

‘Colectivando historias’: la poesía se sube al micro. Una quincena de escritores de Tunuyán y San Carlos forman Learte. Intervienen espacios públicos para generar ‘consumo’ de literatura. El colectivo Learte y una cruzada por los libros en Mendoza.

Humor gráfico y literatura. Por Liniers

Humor gráfico y literatura. Por Liniers

Luis González, creador de Canal Lector: “Ahora, con Internet, en contextos digitales, hay una enorme cantidad de contenidos difícilmente editables, seleccionables. Lo que necesitamos es más maestros con una presencia mayor en la vida de los lectores, y bibliotecas que sirvan precisamente para controlar, seleccionar, poner en valor el contenido de los libros”

Witold Gombrowicz, el outsider que cambió la literatura argentina. El escritor se percibió siempre como un outsider y desde ese lugar construyó una obra al mismo tiempo reveladora e indefinible, cuyo legado será discutido en el Primer Congreso Internacional Witold Gombrowicz que, con la presencia de 60 expositores, tendrá lugar en la Biblioteca Nacional entre el 7 y el 10 de agosto.

Amazon dice que los libros electrónicos no pueden valer más de 10 dólares. En su comunicado, Amazon advierte que los libros hoy en día no compiten sólo contra otros libros sino contra diversas formas de consumo cultural: “Los libros consumen contra los juegos para celulares, la televisión, las películas, los blogs, los sitios gratuitos de noticias y más. Si queremos tener una cultura de lectura sana, tenemos que trabajar para que los libros sean competitivos y parte del trabajo es hacer que sean más baratos”.

Arrancan el viernes nueve días de crímenes, libros y narcodólares. BAN! Buenos Aires Negra, el festival porteño del género negro y policial Con invitados internacionales, desde Markaris a Miské, y muchos autores locales, el delito será el tema.

Estamos leyendo: “Estupor y temblores”

PN459_G

El grupo está leyendo la novela corta de Amélie Nothomb, Estupor y temblores. Sumate a nuestra lectura desde donde estés y dejanos tus comentarios sobre la obra en este post.

Esta novela de inspiración autobiográfica, que ha obtenido un enorme éxito en Francia, cuenta la historia de una joven belga que empieza a trabajar en Tokio en una gran compañía japonesa. Pero en el Japón actual, fuertemente jerarquizado, la joven tiene el lastre de un doble handicap: es occidental y mujer, lo cual la convertirá en blanco de una cascada de humillaciones y de una progresiva degradación laboral que la llevará a pasar de la contabilidad a servir cafés, ocuparse de la fotocopiadora y finalmente encargarse de la limpieza de los lavabos masculinos.

Aquí puede leerse una entrevista a la autora.

Amélie Nothomb (Etterbeek, Bélgica, 9 de julio de 1966) es una prolífica escritora belga en lengua francesa. Debido a la profesión de su padre, diplomático de Bélgica, vivió, además de en Japón, en China, los Estados Unidos, Laos, Birmania y Bangladés. Habla japonés y trabajó como intérprete en Tokio. Desde 1992, ha publicado una novela cada año. Amélie ha vivido en muchos sitios, encuentra el horror de la guerra y la pobreza, se refugia en el mundo dorado de la infancia, junto a su hermana mayor, de la que permanece muy próxima. A los diecisiete años descubre Europa y más precisamente Bruselas, ciudad en la que se siente extraña y extranjera. Estudia filología románica en la Universidad Libre de Bruselas, pero su apellido evoca en Bélgica a una familia de la alta burguesía católica y a un bisabuelo de extrema derecha, lo que no favorece su integración en una universidad de tendencias liberal-socialistas (sobre ello escribió una novela semi-biográfica, Antichrista). Una vez licenciada, regresa a Tokio y entra a trabajar en una gran empresa japonesa. Posteriormente relató esta experiencia penosa en su novela Estupor y temblores(Stupeur et tremblements), Gran Premio de Novela de la Academia Francesa en 1999, y fue llevada al cine por Alain Corneau en 2003.

Extracto del libro

—¿Y, a partir de ahora, qué piensa hacer?

No tenía ninguna intención de hablarle de mis manuscritos. Salí del paso con una banalidad:

—Quizás podría enseñar francés.

Mi superiora estalló en una carcajada de desprecio.

—¿Enseñar? ¡Usted! ¿Usted se considera capaz de enseñar?

¡Maldita tempestad de nieve, siempre sobrada de municiones!

Me di cuenta de que no había tenido suficiente. Pero no iba a cometer la estupidez de responderle que tenía un título de profesora.

Bajé la cabeza.

—Tiene usted razón, todavía no soy consciente de mis limitaciones.

—Eso es cierto. Sinceramente, ¿qué oficio podría usted ejercer?

Tenía que darle la oportunidad de acceder al paroxismo del éxtasis.

El antiguo protocolo imperial nipón establece que uno deberá dirigirse al Emperador con «estupor y temblores». Siempre me ha encantado esta fórmula, que se corresponde perfectamente con la interpretación de los actores en las películas de samuráis, cuando se dirigen a su superior con la voz traumatizada por un respeto sobrehumano.

Así pues, adopté la máscara del estupor y comencé a temblar. Sumergí mi mirada llena de espanto en la de la joven mujer y balbuceé:

—¿Cree usted que me admitirían como basurera?

—¡Sí! —dijo con un entusiasmo quizás excesivo.

Suspiró profundamente. Lo había conseguido.

 

Fuentes: Anagrama, Wikipedia