Boletín de Noticias

Charlas de Literatura presenta una breve compilación de noticias y asuntos literarios aparecidos en medios locales y extranjeros.


El coronel no quiere que lo escriban. Escritor esquivo con los medios y que vive recluido en Idaho, Denis Johnson es considerado un autor de culto, vanguardista y cool en los Estados Unidos.

Los países más lectores del mundo. El índice de lectura por país arroja sorpresivos resultados. En América Latina el país más lector es Venezuela, en el sitio 13, y luego vienen Argentina en el 17 y México en el 24.

Sony dice adiós al mercado de ebooks. La compañía japonesa dejará de producir el Reader y cerrará su participación en este mercado. Con la muerte de su tienda de e-books en marzo de este año, el fin del lector de e-books de Sony estaba más que anunciado. Hoy la compañía japonesa confirmó a la BBC que no producirá más unidades de Reader y que su versión más reciente (PRS-T3) vivirá hasta que se agote la última pieza de los anaqueles. De acuerdo al diario alemán Lesen, Sony dijo que el Reader ya no es económicamente viable.

1_alberto_montt1-REDNEL

Kodama, entre la custodia de un legado y la popularidad de una estrella de rock. La viuda de Borges presenta un libro de charlas del escritor con alumnos.

El tráiler de ‘Cincuenta sombras de Grey’ dispara las ventas de libros eróticos. Con más de 15 millones de reproducciones en sólo cuatro días, el avance del film volvió a atraer la atención sobre el libro de E. L. James y otras obras del género.

Si los libros hablaran. Francisco Garamona comanda La Internacional, el lugar de encuentro impensado, una librería que reúne todo lo que pasa en la escena artística. “Tener una librería y editorial propias no es un trabajo, es una religión personal. No voy por el dinero, sino por la gloria”, sostiene Garamona.

‘Colectivando historias’: la poesía se sube al micro. Una quincena de escritores de Tunuyán y San Carlos forman Learte. Intervienen espacios públicos para generar ‘consumo’ de literatura. El colectivo Learte y una cruzada por los libros en Mendoza.

Humor gráfico y literatura. Por Liniers

Humor gráfico y literatura. Por Liniers

Luis González, creador de Canal Lector: “Ahora, con Internet, en contextos digitales, hay una enorme cantidad de contenidos difícilmente editables, seleccionables. Lo que necesitamos es más maestros con una presencia mayor en la vida de los lectores, y bibliotecas que sirvan precisamente para controlar, seleccionar, poner en valor el contenido de los libros”

Witold Gombrowicz, el outsider que cambió la literatura argentina. El escritor se percibió siempre como un outsider y desde ese lugar construyó una obra al mismo tiempo reveladora e indefinible, cuyo legado será discutido en el Primer Congreso Internacional Witold Gombrowicz que, con la presencia de 60 expositores, tendrá lugar en la Biblioteca Nacional entre el 7 y el 10 de agosto.

Amazon dice que los libros electrónicos no pueden valer más de 10 dólares. En su comunicado, Amazon advierte que los libros hoy en día no compiten sólo contra otros libros sino contra diversas formas de consumo cultural: “Los libros consumen contra los juegos para celulares, la televisión, las películas, los blogs, los sitios gratuitos de noticias y más. Si queremos tener una cultura de lectura sana, tenemos que trabajar para que los libros sean competitivos y parte del trabajo es hacer que sean más baratos”.

Arrancan el viernes nueve días de crímenes, libros y narcodólares. BAN! Buenos Aires Negra, el festival porteño del género negro y policial Con invitados internacionales, desde Markaris a Miské, y muchos autores locales, el delito será el tema.

Estamos leyendo: “Estupor y temblores”

PN459_G

El grupo está leyendo la novela corta de Amélie Nothomb, Estupor y temblores. Sumate a nuestra lectura desde donde estés y dejanos tus comentarios sobre la obra en este post.

Esta novela de inspiración autobiográfica, que ha obtenido un enorme éxito en Francia, cuenta la historia de una joven belga que empieza a trabajar en Tokio en una gran compañía japonesa. Pero en el Japón actual, fuertemente jerarquizado, la joven tiene el lastre de un doble handicap: es occidental y mujer, lo cual la convertirá en blanco de una cascada de humillaciones y de una progresiva degradación laboral que la llevará a pasar de la contabilidad a servir cafés, ocuparse de la fotocopiadora y finalmente encargarse de la limpieza de los lavabos masculinos.

Aquí puede leerse una entrevista a la autora.

Amélie Nothomb (Etterbeek, Bélgica, 9 de julio de 1966) es una prolífica escritora belga en lengua francesa. Debido a la profesión de su padre, diplomático de Bélgica, vivió, además de en Japón, en China, los Estados Unidos, Laos, Birmania y Bangladés. Habla japonés y trabajó como intérprete en Tokio. Desde 1992, ha publicado una novela cada año. Amélie ha vivido en muchos sitios, encuentra el horror de la guerra y la pobreza, se refugia en el mundo dorado de la infancia, junto a su hermana mayor, de la que permanece muy próxima. A los diecisiete años descubre Europa y más precisamente Bruselas, ciudad en la que se siente extraña y extranjera. Estudia filología románica en la Universidad Libre de Bruselas, pero su apellido evoca en Bélgica a una familia de la alta burguesía católica y a un bisabuelo de extrema derecha, lo que no favorece su integración en una universidad de tendencias liberal-socialistas (sobre ello escribió una novela semi-biográfica, Antichrista). Una vez licenciada, regresa a Tokio y entra a trabajar en una gran empresa japonesa. Posteriormente relató esta experiencia penosa en su novela Estupor y temblores(Stupeur et tremblements), Gran Premio de Novela de la Academia Francesa en 1999, y fue llevada al cine por Alain Corneau en 2003.

Extracto del libro

—¿Y, a partir de ahora, qué piensa hacer?

No tenía ninguna intención de hablarle de mis manuscritos. Salí del paso con una banalidad:

—Quizás podría enseñar francés.

Mi superiora estalló en una carcajada de desprecio.

—¿Enseñar? ¡Usted! ¿Usted se considera capaz de enseñar?

¡Maldita tempestad de nieve, siempre sobrada de municiones!

Me di cuenta de que no había tenido suficiente. Pero no iba a cometer la estupidez de responderle que tenía un título de profesora.

Bajé la cabeza.

—Tiene usted razón, todavía no soy consciente de mis limitaciones.

—Eso es cierto. Sinceramente, ¿qué oficio podría usted ejercer?

Tenía que darle la oportunidad de acceder al paroxismo del éxtasis.

El antiguo protocolo imperial nipón establece que uno deberá dirigirse al Emperador con «estupor y temblores». Siempre me ha encantado esta fórmula, que se corresponde perfectamente con la interpretación de los actores en las películas de samuráis, cuando se dirigen a su superior con la voz traumatizada por un respeto sobrehumano.

Así pues, adopté la máscara del estupor y comencé a temblar. Sumergí mi mirada llena de espanto en la de la joven mujer y balbuceé:

—¿Cree usted que me admitirían como basurera?

—¡Sí! —dijo con un entusiasmo quizás excesivo.

Suspiró profundamente. Lo había conseguido.

 

Fuentes: Anagrama, Wikipedia

Más comentarios de un lector electrónico: el Sony Reader PRS-T2

SONPRST2HBCLos primeros ebooks que leí fueron de Dungeons & Dragons, la conocida saga de Drizzt y sus amigos a lo largo y ancho de Faerun. Eran unos pdf’s que busqué y descargué de internet luego de leer los primeros tres volúmenes que Planeta publicara como parte de una colección de literatura fantástica, allá por el 2005. Era muy difícil conseguir la saga completa en Buenos Aires, pero en internet estaban los pdf’s -el formato del momento. Leí los ocho o diez libros en un monitor de tubo que me quemó la vista, en las horas muertas que mezquinaba la oficina.

Hoy es mucho más fácil encontrar un libro en internet, descargarlo y leerlo en un e-reader sin mayores trámites. Cada vez más el procedimiento se asemeja al que frecuentemente recurrimos para cargar nuestro reproductor de música, y cada vez más nuestra biblioteca digital se engrosa para incluir miles y miles de libros. Son tiempos generosos para el lector venturoso.

Durante varios meses usé una tableta como soporte de lectura. Una de las razones por las que me decidí a volver a la tinta electrónica fue que sentarme a leer por la noche luego de todo un día trabajando con la computadora no le daba tregua a mis ojos. Pero hay otro motivo que creo es más importante: cuando te sentás a leer en un PRS-T2 u otro, podés estar tranquilo de que no vas a tener distractores originados del aparato, como sí sucede fácilmente con las tabletas. Y esto no tiene que ver puramente con notificaciones o alarmas, sino con el sencillo hecho de que el PRS-T2 sirve para leer, y nada más. No tiene usos adicionales, ajenos al acto de lectura, como sí lo tiene una tableta. Esa funcionalidad extendida y, por supuesto, la fuerza del hábito, pueden sabotear fácilmente nuestras horas de lectura.

Ventajas del PRS-T2

En general, la experiencia de lectura en el PRS-T2 es muy buena. Amén de la ya conocida ventaja de la tinta electrónica en lo que a fatiga visual se refiere, el equipo es bastante cómodo y rápido de manejar. Su peso es adecuado (significativamente más liviano que el Kindle Paperwhite) y el paso de páginas lo suficientemente rápido como para que moleste. La pantalla táctil funciona con precisión en lo que hace a la selección de palabras y el subrayado (se incluye, incluso, un lápiz para mayor precisión), y el diccionario integrado sugiere definiciones con sólo marcar una palabra. La navegación de los menús es rápida y bastante intuitiva, y el sistema puede configurarse en español. Trae diccionarios en varios idiomas. La batería tiene una duración por demás extensa, y si bien esto varía de acuerdo a la frecuencia de uso del aparato, probablemente no tengas que recargar el equipo durante al menos un mes.

Algunas particularidades que me gustaron: se puede configurar la portada que el aparato muestra cuando está “dormido”, sea con la portada del libro que estés leyendo o con una imagen a elección. Marcar una página para volver luego a tomar apuntes o releer un párrafo es rápido y simple: tocás el vértice superior derecho de la pantalla y verás como se “dobla” una puntita de la “hoja”. Las diferentes tipografías y tamaños de letra permiten personalizar la pantalla a tu gusto.

Otro punto a favor es que los dispositivos de Sony en general son rápidamente reconocidos por Calibre, tu gestor de ebooks amigo. Y esto no es cierto para otros dispositivos, como el Papyre. La integración con calibre es esencial para una mejor gestión de tu biblioteca virtual. Calibre reconoce rápidamente el dispositivo y te ayuda a gestionar la carga de libros: es fácil, rápido y gratuito. También podrás hacer la conversión de formatos, en caso de que necesites leer un libro que estén un formato distinto al epub.

El PRS-T2 lee epub, el formato estándar para el libro digital. Esto hace que el aparato en sí sea más abierto y que no tengas que depender de tiendas para comprar libros, ya que buena parte de los ebooks que circulan por internet están en este formato. Asimismo, si usás Windows o Mac el aparato trae un gestor propio de ebooks que te permite cargar libros con DRM comprados en cualquier tienda, abriendo la posibilidad de adquirir libros fuera del Sony eBookstore.

Desventajas del PRS-T2

Solamente encuentro dos grandes problemas. Por un lado, el subrayado o resaltado se aplica como un resaltado oscuro sobre el texto y sin que el texto que queda marcado se vuelva claro para contrastar; adicionalmente, no existe hasta hoy una manera sencilla de exportar todos los marcadores y subrayados fuera del aparato y de una sola vez; solamente se puede exportar uno por uno y utilizando la integración con Evernote, que a su vez guarda cada pedazo de texto en una nota distinta (ridículo, sí). Por otro lado, si bien trae varios diccionarios, tan sólo el diccionario en inglés cuenta con definiciones completas; los otros son diccionarios que traducen del inglés a otros idiomas, o del español al inglés, y cuentan en el mejor de los casos con alguna definición exigua típica de esos recursos. Esto se agrava por el hecho de que no es posible agregar diccionarios al dispositvo, como sí lo permite el Kindle.

A modo de cierre

Los lectores de tinta electrónica te abren la puerta a miles de libros. Clásicos, libros de texto, best sellers, nueva literatura que comienza a circular tanto en papel como en formato digital. Sin considerar la gran cantidad de descargas gratuitas que se encuentran, el mercado del ebook está creciendo y con ello las posibilidades de contar con el libro que buscabas en un soporte cómodo. Y ciertamente es más cómodo leer en un lector como el PRS-T2 que en un libro tradicional: pesa menos, no necesitás dos manos para sostenerlo ni para pasar de página, y podés llevar en él los varios libros que otrora apilarías en tu mesa de luz (y muchísimos más). Claro que el ebook no viste tu casa ni se jacta de qué y cuánto leíste, ni huele bien, ni contiene la alegría de romper un celofán. Como sea, sobre gustos hay mucho escrito y nada resuelto.